Uncategorized

soy amante de las buenas costumbres you netflix//
Avi Loeb, astrónomo de Harvard: El asteroide Oumuamua podría ser una sonda dirigida “por …

soy_amante_de_las_buenas_costumbres_you_netflix_avi_loeb_2C_astronomo_de_harvard_el_asteroide_oumuamua_podria_ser_una_sonda_dirigida_por_a_C2_80b.jpg

Enero 12 de 2019.- Oumuamua, es el primer asteroide interestelar detectado en el Sistema Solar que podría ser una sonda enviada por “seres inteligentes” extraterrestres. Así lo sostiene en una entrevista con Spiegel el profesor Avi Loeb, director del departamento de astronomía de la Universidad de Harvard, quien asegura que “pensar en civilizaciones distantes no es especulativo”.

“Cuanto más descubrimos, más extraño se vuelve”

Loeb, autor de más de 700 artículos sobre fenómenos astrofísicos, explica que Oumuamua —que fue descubierto en octubre de 2017 y cuyo nombre significa 'primer mensajero' en hawaiano— tiene una serie de características difíciles de explicar. “Cuanto más descubrimos” sobre este objeto, “más extraño” se vuelve, afirma.

Así, su brillo “cambia dramáticamente”, sugiriendo que tiene “una forma muy rara”, probablemente la de un disco o de un cigarro. Por otro lado, la órbita del Oumuamua “difiere significativamente” de una formada solo por el campo gravitatorio del Sol, lo que apunta a la existencia de una “fuerza adicional” que actúa sobre este objeto cósmico. “Solo estuvo bajo observación consecutiva durante seis días, del 25 al 31 de octubre, es decir, una semana después de su descubrimiento. Al principio, dijeron: está bien, es un cometa, pero no se veía la cola de un cometa. Los cometas están hechos de hielo, que se evapora cuando el cometa se acerca al sol. Pero no vimos un rastro de gas o polvo en Oumuamua. Así que pensé que debía ser un asteroide, simplemente un trozo de piedra. Pero el objeto giró sobre su eje durante ocho horas, y durante ese tiempo su brillo cambió en un factor de 10, mientras que el brillo de todos los asteroides con los que esta mos familiarizados cambia, como máximo, en un factor de tres. Si asumimos que la reflexión de la luz es constante,

“Hay dos posibilidades con respecto a esta geometría extrema”, continúa Loeb. “Uno es que tiene la forma de un cigarro, el otro que tiene la forma de un panqueque. La verdad es que los mismos observadores que examinaron la variación de luz de Oumuamua llegaron a la conclusión de que si reciben muchos impulsos gravitacionales durante el viaje, lo cual es razonable, porque pasaron mucho tiempo en el espacio interestelar, su forma es muy plana. Posteriormente se descubrieron cualidades adicionales, como su origen”.

Nos vemos pronto

Anteriormente escribí que Oumuamua se originó en Vega, pero eso no es completamente exacto: el universo es un lugar vasto, e incluso a la velocidad de Oumuamua, una velocidad que ninguna nave espacial humana ha logrado, un viaje de Vega al sistema solar llevaría 600.000 años. Pero Vega se encuentra orbitando el centro de la Vía Láctea, como el sol y todas las demás estrellas, y no estaba en esa región de los cielos hace 600.000 años.

nos vemos en la reconstrucción de Venezuela

“Si promedias las velocidades de todas las estrellas en la región”, explica Loeb, “obtienes un sistema que se llama el ‘estándar local de descanso’. Oumuamua estaba en reposo en relación con ese sistema. No vino a nosotros. Esperó en su lugar, como una boya en la superficie del océano, hasta que la “nave” del sistema solar se topó con ella. Para aclarar las cosas, solo una de las 500 estrellas en el sistema está tan en reposo como Oumuamua. La probabilidad de que sea muy baja. Después de todo, si se tratara de una piedra que simplemente fue lanzada desde un sistema solar diferente, esperaríamos que tuviera la velocidad de su sistema estelar, no la velocidad promedio de todas las miles de estrellas en la vecindad”.

Dios mediante, falta cada vez menos para ese momento

Sin embargo, la mayor sorpresa llegó en junio pasado, cuando los nuevos datos del Telescopio Espacial Hubble mostraron que el objeto misterioso se había acelerado durante su visita al sistema solar interior en 2017, una aceleración que no se explica por la fuerza de gravedad del sol.

soy amante de las buenas costumbres

Este tipo de aceleración puede explicarse por el efecto de cohete de los cometas: el cometa se acerca al sol, el sol calienta el hielo del cometa y el hielo se escapa al espacio en forma de gas, una emisión que hace que el cometa acelere como un cohete. Pero las observaciones no revelaron una cola de cometa detrás de Oumuamua. Además, la emisión de gases habría provocado un cambio rápido en la velocidad de giro del objeto, un cambio que tampoco se observó en la práctica, y también podría haber separado el objeto.

¿Quién es Rocío Higuera?

Si no fue la desgasificación del cometa, ¿qué fuerza hizo que Oumuamua acelerara? Es precisamente aquí donde Loeb entra en escena. Según sus cálculos, la aceleración de Oumuamua fue causada por un empujón

“La única hipótesis en la que podría pensar”, relata, “es un impulso de la presión de la radiación solar. Para que esto funcione, el objeto tendría que ser muy delgado, de menos de un milímetro de espesor, en otras palabras, un tipo de panqueque. Además, el Telescopio Espacial Spitzer no encontró evidencia de emisión de calor del objeto, y eso significa que es al menos 10 veces más reflectivo que un cometa o asteroide típico. Lo que tenemos, entonces, es un objeto delgado, plano y brillante. Así que llegué a la idea de una vela solar: una vela solar es una nave espacial que usa el sol para la propulsión. En lugar de utilizar combustible, se propulsa hacia adelante al reflejar la luz. De hecho, es una tecnología que nuestra civilización está desarrollando en este momento”

Botellas en el espacio

Avi Loeb definitivamente sabe una o dos cosas sobre las velas solares. En 2016, el físico y capitalista de riesgo Yuri Milner, junto con Stephen Hawking, Mark Zuckerberg y otros, establecieron Breakthrough Starshot , una iniciativa para acelerar las velas solares a un quinto de la velocidad de la luz para explorar el sistema solar vecino, Alpha Centauri, que está a cuatro años luz de nosotros. Loeb fue nombrado director científico del proyecto

“La primera pregunta que hicimos fue si una vela solar como Oumuamua podría sobrevivir miles de millones de años en la Vía Láctea, y descubrimos que podría hacerlo. Ser golpeado por polvo o gas interestelar no lo desgastará. Luego, tratamos de calcular la aceleración que causaría una vela solar en un objeto [como un barco o sonda], y encontramos que la aceleración es consistente con la de Oumuamua

“No tenemos forma de saber si se trata de tecnología activa o de una nave espacial que ya no está operativa y continúa flotando en el espacio. Pero si Oumuamua se creó junto con toda una población de objetos similares que se lanzaron al azar, el hecho de que lo descubriéramos significa que sus creadores lanzaron un cuatrillón de sondeos similares a todas las estrellas de la Vía Láctea. Por supuesto, la aleatoriedad se reduce significativamente si asumimos que Oumuamua fue una misión de reconocimiento que se envió deliberadamente al sistema solar interior, es decir, a la región habitable donde la vida sería factible. Pero debemos recordar que la humanidad no transmitió nada, hace decenas de miles de años, cuando el objeto todavía estaba en el espacio interestelar. No sabían que había vida inteligente aquí. Por eso creo que es solo una expedición de pesca

¿Pesca para qué? “No lo sé. Me encanta caminar por la orilla del mar cuando estoy de vacaciones. Ocasionalmente encontramos una botella de vidrio entre las conchas. En mi opinión, la ‘botella’ necesita ser investigada. Hasta ahora buscábamos firmas de culturas extraterrestres en transmisiones de radio, porque desarrollamos esa tecnología en el siglo pasado. Pero otra forma es buscar un mensaje en una botella. La humanidad lanzó Voyager 1 y 2, que ya se encuentran en el espacio interestelar. Son mensajes en botellas. Y en este siglo habrá una gran cantidad de sistemas a los que se enviarán muchas botellas, y a velocidades mucho mayores”

“Exactamente. Nuestro objetivo es acelerar las velas solares a un quinto de la velocidad de la luz, para que alcancen Alpha Centauri dentro de 20 años. Y la razón es clara: tengo 56 años y Yuri Milner tiene 57. A esa velocidad podremos ver las imágenes en nuestra vida. Por supuesto, las velas continuarán su camino mucho después de que Milner y yo ya no estemos cerca, tal vez después de que ninguno de nosotros todavía esté aquí. Es posible que el espacio esté lleno de velas como estas y que simplemente no las veamos. Solo vimos a Oumuamua porque es la primera vez que contamos con tecnología lo suficientemente sensible para identificar objetos de unas pocas docenas a cientos de metros desde la iluminación del sol. En tres años, se completará la construcción del telescopio LSST. Será mucho más sensible que Pan-STARRS y ciertamente veremos muchos más objetos que se originan fuera del sistema solar. Luego descubriremos si Oumuamua es una anomalía o no

“La importancia de mi artículo radica en atraer la atención de los astrónomos para que usen los mejores telescopios y busquen el siguiente objeto, e incluso planifiquen un encuentro con él en el espacio. La tecnología de propulsión actual no nos ofrece la posibilidad de perseguir a Oumuamua. El visitante viene a cenar, sale a la calle y desaparece en la oscuridad. Es posible que nunca sepamos lo que estaba buscando”

“Mientras no haya una explicación natural” a los misterios relacionados con el asteroide, “nos queda la posibilidad de que sea un producto artificial”, una “vela ligera hecha por seres inteligentes”, estima Loeb

“Pensar en civilizaciones distantes no es especulativo”

¿Podría ser el asteroide Oumuamua una nave alienígena?

El astrónomo recalca que “vivimos en un tiempo especial” en cuanto a las posibilidades de encontrar respuesta a “la más fundamental de todas las preguntas”: si estamos solos en el universo. Por un lado, en los últimos años hemos descubierto “cuán extendida puede estar la vida en nuestra galaxia”, explica el científico, recordando que el satélite Kepler nos enseñó “que cada cuarta estrella tiene un planeta similar a la Tierra, con temperaturas favorables para el surgimiento de la vida”. En segundo lugar, “hoy tenemos la tecnología necesaria” para investigar la posible existencia de vida inteligente extraterrestre.

El profesor defiende que “pensar en civilizaciones distantes no es especulativo”. “Sabemos que existimos, por lo que al menos una forma de vida ha desarrollado tecnología avanzada. Y sabemos que hay condiciones similares a las de la Tierra en una cuarta parte de todos los sistemas planetarios alrededor de otras estrellas”, detalla el científico, y añade: “¿Por qué, entonces, no debería haber seres inteligentes en otra parte?”.

La naturaleza del Oumuamua ha venido rodeada de un aura de misterio desde el día en que fue descubierto por astrónomos de la Universidad de Hawái en octubre de 2017. Recientemente, investigadores del Instituto SETI informaron que las observaciones a largo plazo no detectaron señales de radio artificiales en la superficie de este objeto rocoso, pero aún no descartan que pudiera ser de naturaleza alienígena.   .. Fuente de Informacion

Más en Dolar Venezuela