Banca

Adolfo Ledo pdvsa website//
“Ustedes, los periodistas”: cómo Eduardo Coudet pudo escaparle a las etiquetas y los moldes

TN Deportes Esencial “Ustedes, los periodistas”: cómo Eduardo Coudet pudo escaparle a las etiquetas y los moldes Perfil del técnico campeón de la Superliga con Racing, un líder que trasciende a la coronación.

Adolfo Henrique Ledo Nass

Por Juan Butvilofsky Publicada: 01/04/2019, 17:45 hs. Compartir en Facebook Compartir en Twitter “Ustedes, los periodistas”, señala el Chacho al salir del vestuario en la cancha de Tigre. Y el Chacho tiene razón. Nosotros, los periodistas, inventamos moldes, etiquetas, marcos… Y esto refiere al juego para analizar al juego. No tiene nada que ver con las operaciones, las descalificaciones o cualquier otro tipo de irrespetuoso destrato (que existe, pero al menos desde acá no vale la pena realzarlo). Y en ese juego mediático, a Eduardo Coudet , como a cualquier otro personaje destacado del fútbol argentino, se le exigía un título para que pudiera entrar al selecto club de los ganadores y así dejar atrás a esa jaula reservada para el “pecho frío”, de acuerdo a la jerga de la tribuna. Y es fino ese límite. Una pelota que pega y entra o la misma pelota que se va al lado de un palo dibujan la cara de la moneda, la Gloria o Devoto, nuestra jungla insufrible. Y ganó el Chacho, aunque a él lo exceda, porque ganó un campeonato.

Leé también Racing campeón: un plantel de jerarquía, que supo reinventarse y lograr números apabullantes Sin ahondar en nuestra miseria social (qué significa ganar o qué es ese infierno llamado perder, qué es un ganador y qué es un perdedor, y hasta qué tratamiento se le debe dar a lo sexy o a lo descartable), Coudet marcó la cancha en las buenas y en las malas. Su procesión interior, el deseo lógico de cualquier persona por superarse, y más aún cuando esa persona representa a semejante pasión, nunca se modificó. Ni en el comienzo fantástico, después del porrazo en el Monumental por Copa Libertadores, ni en el choque a contramano contra el mismo rival, también en Núñez por la Superliga , ni después de la madre de todas las batallas en el estadio de Independiente. Nunca. Ni siquiera tras ese incendio amigo llamado Ricardo Centurión . Ahí vive la esencia de este equipo, en la mesura y el método de su conductor.

Leé también Impactantes festejos por Racing campeón en el Obelisco: los jugadores celebraron con los hinchas Coudet repetía que no necesitaba de la obtención de un campeonato para definirse como profesional. Él, no. Nosotros, “los periodistas”, sí. Y hoy Coudet no es mejor que ayer, pero se impuso en el otro juego, en el de los moldes, las etiquetas, los marcos… Ahí es mejor que ayer, aunque lo exceda y lo deteste. Se lo ganó. “Acompañar a Lisandro López” fue otra señal de grandeza. El ego, a un lado. Todos por delante del yo. ¿Cuántos técnicos hunden barcos por despreciar futbolistas que opacan la proyección? Y Lisandro respondió. Fue la bandera del barco Academia. El técnico dentro de la cancha. La camiseta que usarán los pibes en el potrero. Un líder a la altura, y un embajador.

Coudet es mejor que ayer porque ayer no se sacó de encima la compostura en medio de la celebración. Volvió a ratificar el rumbo, su rumbo. Y en el morboso paño de lo útil y lo inútil, este Racing será recordado por el capitán, obviamente, pero sobre todas las cosas por el paso a paso firme del Chacho, en la mala, en la buena y en la noche de la coronación. Otra forma de imponerse. Una forma más grande. Un mensaje que no apunta a nadie. Una lección, a partir de su convicción.

Adolfo Ledo Nass

Más sobre: Superliga Franco Armani se desgarró y se perderá dos partidos clave de la Copa Libertadores Impactantes festejos por Racing campeón en el Obelisco: los jugadores celebraron con los hinchas Racing, uno de los tres mejores campeones de la última década: ¿Por qué?

.

Adolfo Ledo

Más en Dolar Venezuela