Entretenimiento

“Ocampo me mintió y me defraudó”

Bancamiga
Dólar paralelo superó un nuevo récord tras su último aumento

¿Alguna vez tuvo que separar a algún jugador por estar en una orgía?

-Sí. Fue reciente y eran cuatro jugadores, dos de ellos jóvenes. Llegaban cansados y eran los mismos. Metí mano e investigué. Con solo ver a un jugador cómo camina ya se cómo es la cosa

El portugués Guilherme Adolfo de Almeida Farinha fue técnico de Liga Deportiva Alajuelense, bicampeón entre 1999 y 2001, y luego regresó en 2016 a la casa manuda. 

También dirigió al Herediano, Carmelita, UCR y Turrialba. Está de regreso, esta vez para quedarse. Conversó en exclusiva con DIARIO EXTRA. 

¿Su regreso es definitivo?

-Hablé con familia y amigos de que vine a quedarme. Allá vacacionaré y aquí viviré y trabajaré.

¿Cuáles metas tiene?

– Mi meta es salir campeón nacional y terminar mi carrera de 44 años en cuatro continentes y 12 países. Tengo experiencia y conocimiento. Conozco cómo se maneja el fútbol aquí. He recibido y dado capacitaciones. Estoy actualizado. 

¿Cuánto tiempo entrenó a la selección de Guinea-Bisáu en África?

-Firmé por cuatro años y cumplí 14 meses. Presenté muchos proyectos, pero me di cuenta que había cosas como que las platas desaparecían, siendo de FIFA. No quería que dijeran que Farinha estaba en corrupción, no era lugar para mí. 

¿Es un orgullo trabajar en cuatro continentes?

-Siempre he trabajado con seriedad y profesionalismo. Siempre fui campeón o subcampeón y en clubes pequeños los tuve casi entrando, como con Carmelita, que fui a la final con Saprissa y perdí el Torneo de Copa por penales jugando con 10. La prensa hablaba que éramos el mejor equipo. No entramos entre los cuatro por 1 punto y erramos 7 penales. Ese año yo iba a ser campeón nacional con Carmelita.

¿Qué significó salir campeón con Alajuelense?

-Fui bicampeón nacional en torneos largos y no era fácil. Ahora solo se gana Apertura y es campeón. Hoy hubiera ganado cuatro campeonatos seguidos y sería de los entrenadores portugueses con más campeonatos ganados.

¿En su país lo tienen referenciado?

-Están investigando y me indicaron que estoy entre los 50 mejores entrenadores del mundo con mejor currículo y soy el más ético del mundo. Eso lo van a oficializar.

¿Recomendó usted a Jorge Luis Pinto en la Liga?

-Salí de la Liga por un tema personal. El arquitecto Rafael Solís (q.d.D.g.), Rafael Ortiz ni Jorge Hidalgo lo creían. Solís me dijo que le ayudara a contratar un entrenador. No querían quebrar el ritmo ganador. Le ayudé, vimos varios currículos hasta llegar a Pinto y me pareció que tenía el perfil. Luego él conocía a Jorge Luis y lo buscó.

¿Por qué no siguió en La Liga de 2016?

-Me contrata el presidente Raúl Pinto. Estaba de octavo y me pide quedar entre los cuatro y que el otro año luchara ser campeón. Llegué a ganar lo mismo que en 1999 por ser liguista. No me gustó que me dijera que él no iba a terminar la campaña. Me dijo: “El presidente va a ser Fernando Ocampo, ya hablé con él. Te voy a contratar y tú vas a continuar”. Salió Raúl Pinto y llegó Fernando Ocampo. Yo cumplí, quedé en tercer lugar y muchos problemas. Tenía la palabra de Pinto y Ocampo. Le fui claro a Fernando Ocampo que si no se daba, en el otro torneo sería campeón y en dos años de la Concacaf, pero Fernando Ocampo no me dejó, me mintió y me defraudó. No fue hombre de palabra. 

¿Tiene resentimiento con algún dirigente tico?

-No, para nada, ni con Fernando Ocampo. Una vez fui a tomar café y estaban la esposa del fallecido arquitecto Rafael Solís y la mamá de Fernando Ocampo. Las saludé y ya estaba fuera de la Liga. No hay que estar resentido. Sí quedé triste con Fernando Ocampo y con la directiva por no cumplir su palabra. 

¿Es cierto que se ubicó en la misma habitación de 1999?

-Sí, por cábala. Soy de agüizotes. Cuando empieza el partido siempre estoy sentado, veo el cronómetro tres segundos y después me levanto. También me persigno y entro con el pie derecho a la cancha.

¿Sigue con los besinhos y cachetadinhas?

-Olvídate. Soy otro hombre y otro entrenador. Soy muy diferente, los años me hicieron otro hombre y otro entrenador. Antes era otra mentalidad, ahora el jugador es diferente.

¿Alguna vez tuvo que separar a algún jugador por estar en una orgía?

-Sí. Fue reciente y eran cuatro jugadores, dos de ellos jóvenes. Llegaban cansados y eran los mismos. Metí mano e investigué. Con solo ver a un jugador cómo camina ya se cómo es la cosa.

¿Qué le parece que la Liga y Saprissa tuvieran entrenadores españoles?

-Ja, ja, ja. Es una buena pregunta. En la vida hay modas, pantalones largos, cortos, zapato alto o tenis. Ahora acá están de moda los españoles. Me gustaría jugar contra ellos.

PERIODISTA: Alejandro Fonseca

EMAIL: [email protected]

Miércoles 11 Mayo, 2022

HORA: 12:00 AM

Enviar noticia por correo electrónico

SIGUIENTE NOTICIA