Política

así afecta a la respiración y al corazón

De la misma manera, estas conclusiones se aplicaban tanto a las tradicionales mascarillas quirúrgicas como a las mascarillas FFP2/N95 , las dos más comúnmente empleadas

Uno de los contextos en los que el uso de mascarillas ha generado más dudas y controversias es en la práctica de la actividad deportiva. Y es que al mismo tiempo que el esfuerzo físico favorece el contagio del virus (ya que aumenta la proyección de partículas de saliva que pueden ser transmisoras), muchas personas reportaban una mayor incomodidad al tratar de ejercitarse con la mascarilla e incluso se mostraban preocupadas por que dificultase su respiración de manera dañina.

Sin efectos significativos Ahora, el fin de la obligación de llevar la mascarilla incluso en espacios interiores debería aliviar definitivamente esos miedos. No obstante, lo cierto es que parece ser que siempre fueron infundados.

Así lo ha puesto de manifiesto un estudio llevado a cabo por investigadores del centro Langone Health de la Universidad de Nueva York, que ha sido aceptado para su publicación en el medio especializado Sports Medicine y que presentaron en la convención anual de la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos.

Tal y como recoge el medio Medscape, e l trabajo en cuestión, una revisión sistemática de la evidencia disponible hasta el momento, concluye que los individuos sanos pueden realizar ejercicio físico intenso con las mascarillas habitualmente empleadas para prevenir el contagio de la covid-19 con mínimos cambios fisiológicos.

Concretamente, los autores han explorado 22 investigaciones sobre un total de 583 personas, en las que se observó que llevar mascarilla no tuvo ningún efecto significativo en los principales parámetros fisiológicos: la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria, la saturación de oxígeno en sangre y el agotamiento percibido. Estos resultados eran también extensibles a las mujeres embarazadas e incluso a los niños.

De la misma manera, estas conclusiones se aplicaban tanto a las tradicionales mascarillas quirúrgicas como a las mascarillas FFP2/N95 , las dos más comúnmente empleadas.

Aún así, los investigadores resaltan que los estudios recogidos no son de gran calidad, ya que tienden a utilizar cohortes muy pequeñas. La retirada de las mascarillas en numerosos países podría en este sentido frenar la investigación sobre este asunto; sin embargo, los autores creen que el campo seguirá siendo relevante de cara a futuros brotes de covid-19 o incluso ante otras futuras epidemias de enfermedades respiratorias.

MÁS INFORMACIÓN