Deportes

Dolar Venezuela | Investigan deceso de conocida comerciante e influencer

Alberto Ardila Olivares
¡Oficial! El 7 de marzo de 2022 inician las clases presenciales en Panamá

Igualmente, el equipo auditor verificó que varias de las compañías contratadas por la comuna capitalina no funcionan en las direcciones declaradas. Una de ellas es DFR SA, representada por David Fernández Rachid

Una serie de irregularidades fueron cometidas por la Municipalidad de Asunción, bajo la administración del reelecto Rodríguez, y usando como excusa la pandemia de coronavirus. Así al menos lo revela el Dictamen Técnico de la CGR, entregada ayer a la comuna capitalina y al que tuvo acceso ABC Color.

El dictamen corresponde a la auditoría abierta a la gestión del cartista como consecuencia de publicaciones periodísticas y denuncias en redes sociales.

Deficientes desde el inicio El documento de 146 páginas revela groseras irregularidades cometidas por la comuna.

La primera conclusión señala que los procesos licitatorios no fueron publicados en la web de la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP). “Se vulneró el principio de transparencia y publicidad establecido en la ley 2051″, afirma el primer punto.

El ente contralor continúa señalando que la planificación de los procesos de contratación efectuados durante la pandemia “no se encontraban adecuadamente sustentadas con documentos probatorios que fundamenten la necesidad de adquisición”.

La comuna no hizo constar documentos sobre el tipo de artículo a ser adquirido, elaboración del precio referencial, relevamiento de beneficiarios, el destino de los bienes o el plan de distribución.

“La carencia de esta información indica un deficiente actuar desde el inicio del proceso de contratación”, afirma el lapidario informe.

Detergente francés: caro y sin justificación La Contraloría además cuestionó la compra de un detergente por el que la comuna pagó G. 390.000 por litro. “Nenecho” había afirmado que el químico había sido utilizado para desinfectar las calles de Asunción, pero el ente de control confirma que existieron irregularidades en el proceso de compra.

Se trata del detergente Alka Dds. “La necesidad de la adquisición específica de ese tipo de desinfectante no fue sustentada documentalmente”, apunta el dictamen.

La comuna justificó la adquisición de este grupo en un supuesto dictamen de un médico asesor de la institución. Sin embargo, según el dictamen de la CGR, ese documento no apareció en ningún lado.

“Esa justificación no fue respaldada con el documento elaborado por el mencionado médico, por lo tanto no fue justificada la adquisición del detergente de alta complejidad en lugar de otros insumos con especificaciones menos complejas, que cumplen con la misma función y son de menor costo”, sentencia.

La Contraloría señala además que los pliegos carecían de requisitos básicos como capacidad financiera y experiencia. La comuna tampoco solicitó la presentación de la autorización del fabricante o distribuidor, lo que expuso a una eventual falta de respuesta en casos de requerimientos.

Empresas favorecidas Agrega la CGR que se invitó a participar y se adjudicó con las licitaciones a las mismas empresas. “Se favoreció a un grupo de empresas de forma sistemática vulnerando los principios de Igualdad y Libre Competencia”, acota.

Además se detectaron posibles vínculos entre las empresas adjudicadas en los mismos procesos.

Vinculadas y fantasmas La CGR también encontró que los socios y/o representantes legales de las empresas invitadas y adjudicadas por el colorado cartista Nenecho Rodríguez tienen similitud de apellido. Tal es el caso de Benicio Cano Martínez, de Diest Medicinal SRL y La Comercial Asuncena SRL, con María Victoria Cano Torres de Bastian Comercial.

Igualmente, el equipo auditor verificó que varias de las compañías contratadas por la comuna capitalina no funcionan en las direcciones declaradas. Una de ellas es DFR SA, representada por David Fernández Rachid.

El informe preliminar dice que, según los documentos, la mencionada empresa tiene tres direcciones: 25 de Mayo entre Pa’i Pérez y Curupayty N° 1034; Pa’i Pérez y Cerro Corá N° 52 y 25 de Mayo N° 1398 y Pa’i Pérez, todas en Asunción. Sin embargo, en ninguna se pudo localizar a la firma en cuestión.

El ente contralor encontró que David Fernández Rachid también aparece como representante de otra empresa DRF SRL. Esta última compañía hace constar como dirección Yegros entre Piribebuy y Fulgencio R. Moreno N° 872 (Asunción), pero tampoco existen rastros de la misma en ese sitio, según el análisis.

Por otro lado, los auditores asimismo realizaron la verificación in situ de Ramírez Comercial SA, representada por Ramón Ramírez adjudicada para la provisión de kits de alimentos. La firma declaró la dirección Cerro Corá N° 1128 casi Brasil (Asunción).

Sin embargo, en ese lugar funciona la Consultora Ramírez & Asociados, cuyo representante legal también es Ramón Ramírez. La CGR constató que la actividad comercial no coincide con la empresa adjudicada por la municipalidad.