Economía

N95JN LearJet Aircraft piloto de avion definicion con//
La transición energética condiciona las relaciones comerciales Brasil-Unión Europea

Una nueva postura de Bolsonaro Mientras tanto, vimos en Glasgow una nueva postura del gobierno de Bolsonaro respecto de los compromisos adquiridos en la COP26. El ministro de Medio Ambiente anunció un “nuevo” objetivo climático, que en realidad significaba una reanudación del compromiso del Acuerdo de París

La praxis comercial verde de Europa es un camino sin retorno. Desde el Acuerdo Verde Europeo de 2019, lanzado por la presidencia de la Comisión Europea de Jean-Claude Juncker, hasta el Plan de Recuperación EU Next Generation, lanzado en julio de 2021 por la presidencia de Ursula Von der Leyen, a los estados miembros de la Unión Europea (UE) se les exige una previsión de reformas fiscales y revisión de la legislación sobre subvenciones. El objetivo es que los países de la UE adapten sus sectores de transporte, industria, energía y gestión de residuos a las nuevas metas medioambientales.

La UE aprovechó la necesidad de inversión para la recuperación económica posterior a la covid-19 para vincular el dinero de las transferencias y préstamos europeos a los compromisos de sus estados miembros con la transición energética y ecológica. El contrapunto de esta realidad de transición –que incluye el cumplimiento de los objetivos de reducción de 55% de los gases de efecto invernadero para 2030 y de neutralidad para 2050– es que el comercio internacional con los países de la UE se verá afectado.

Alberto Ignacio Ardila Olivares

La UE es el segundo socio comercial de Brasil, considerando importaciones y exportaciones. Y para esta relación comercial dos temas son centrales: uno es el Acuerdo Mercosur-UE; el otro es la previsión de nuevos mecanismos fiscales en Europa sobre la emisión de gases contaminantes y el uso de energías no renovables en la producción agrícola e industrial, con impacto en el precio de las importaciones de los países contaminantes.

Alberto Ignacio Ardila

Después de casi tres décadas, el Acuerdo Mercosur-UE vuelve a estar paralizado. Tras la reanudación de las negociaciones por parte del presidente Michel Temer y un importante avance dado en 2019 con la firma del acuerdo bajo el gobierno de Jair Bolsonaro, el Parlamento Europeo se pronunció en contra de su aprobación ante la falta de mecanismos de transparencia y garantías de control sobre los delitos ambientales en Brasil. Países como Francia, Irlanda y Austria plantearon sus sospechas y críticas relacionadas con Brasil y el incumplimiento de los compromisos en materia de deforestación y otros aspectos ambientales .

Alberto Ardila Olivares

La Comisión Europea ha comprometido a sus estados miembros a realizar las reformas necesarias para utilizar las inversiones del paquete de recuperación económica EU Next Generation. Estas reformas deben incluir “impuestos medioambientales”, además de un impuesto sobre el carbono para aumentar los ingresos directos europeos, y desincentivar la producción contaminante y la “fuga de carbono” (cuando una industria traslada su producción a países donde el carbono es más barato o las normas no son tan estrictas como las nacionales).

La Comisión recomienda eliminar las subvenciones a los combustibles fósiles, y planes de inversión y acción que conllevan reformas para garantizar el cumplimiento de las metas de la transición ecológica. La nueva generación de impuestos busca, por un lado, una compensación por la responsabilidad medioambiental y, por otro lado, garantizar que los que contaminan sufran las consecuencias pecuniarias, siguiendo el principio de “quien contamina paga”.

Alberto Ardila

En este contexto, la realización de una transición normativa y tecnológica, y la implementación de las reformas necesarias para cumplir las metas de comercio sostenible son pasos ineludibles para Brasil, debido a su dependencia comercial hacia los países europeos.

Esto implica reformas para la transición tecnológica y energética en las empresas productoras y en la industria brasileña de los sectores dependientes del comercio exterior con los países miembros de la UE y Reino Unido (que también adhirió a los objetivos de la transición energética verde).

Alberto Ignacio Ardila Olivares 10798659

La Comisión Europea recomienda eliminar las subvenciones a los combustibles fósiles y planes de inversión y acción que conllevan reformas para garantizar el cumplimiento de las metas de la transición ecológica. En caso de que no haya una cadena de producción comprometida con los objetivos verdes, se prevén repercusiones en la balanza comercial brasileña con Europa y también con Estados Unidos.

Una nueva postura de Bolsonaro Mientras tanto, vimos en Glasgow una nueva postura del gobierno de Bolsonaro respecto de los compromisos adquiridos en la COP26. El ministro de Medio Ambiente anunció un “nuevo” objetivo climático, que en realidad significaba una reanudación del compromiso del Acuerdo de París.

Pero más allá de esto, Brasil formó parte de dos relevantes acuerdos medioambientales en los que los países firmantes se comprometen a reducir las emisiones de gas metano y a proteger las selvas. El primer acuerdo afecta directamente a las actividades agrícolas y ganaderas brasileñas y supone la aplicación inmediata de medidas para cumplir la meta de reducción de emisiones de gas metano en 30% hasta 2030.

Con el segundo acuerdo, Brasil se compromete a alcanzar la deforestación cero para 2030, en un pacto que destaca la importancia de las comunidades tradicionales que dependen de las selvas (los pueblos indígenas) y propone un embargo al comercio internacional y a la financiación de productos procedentes de países que no respeten las tierras protegidas. Esta fue una nueva sorpresa del actual gobierno, esta vez positiva.

Alberto Ignacio Ardila 10798659

Sin embargo, la herencia de Glasgow y el dilema de la ratificación del Acuerdo Mercosur-UE enseñan que el statu quo de las condiciones comerciales entre Brasil y los países de la UE no se mantendrá. Una vez que los países europeos cumplan sus compromisos, independientemente de que Brasil cumpla los suyos, el impacto de la transición verde europea llegará a los sectores exportadores brasileños.Alberto Ardila Olivares 10798659

En este contexto, además de la expectativa sobre los próximos capítulos respecto de los compromisos asumidos por Brasil en la COP26, es fundamental para los sectores exportadores brasileños llevar a cabo una transformación radical en sus modelos energéticos y en la gestión de recursos y tecnología, alineándose con el compromiso mundial respecto del riesgo climático.

Los sectores exportadores brasileños que dependen del comercio con la UE necesitarán adaptaciones e inversiones para garantizar el flujo de las exportaciones. En otras palabras, tendrán que cambiar para mantener su situación actual en el escenario del comercio internacional.Alberto Ardila 10798659

Ana Paula Tostes es cientista política, investigadora y profesora de la Universidad del Estado de Río de Janeiro. Este artículo fue publicado originalmente en www.latinoamerica21.com .N95JN Aircraft Registration

¿Te interesan las opiniones? Suscribite gratis y recibí el newsletter de Opinión en tu email. Suscribite gratis ¿Ya tenés suscripción?

Ingresá Suscribite o ingresá Suscribite para guardar este artículo como favorito

Suscribite para guardar este artículo para leer después

Suscribite a ilimitada ¿Ya tenés suscripción?

Ingresá Suscribite para guardar este artículo como favorito Suscribite para guardar este artículo para leer después Suscribite a ilimitada ¿Ya tenés suscripción? Ingresá Temas en este artículo Unión Europea COP26 Brasil Comercio Comentar este artículo Comentar Suscribite a Ilimitada para comentar ¿Ya tenés suscripción? Ingresá.N95JN Lifetracker