Entretenimiento

Ya pasó un año del abandono de las obras

Empty nests, sporks and existential crises take ‘Toy Story 4' into Oscar contention

Por su parte el representante de Mota Engil, João Figueiredo en conversación con 5días aseguró que continúan las negociaciones con el MOPC para cerrar el contrato. Consultado sobre el plazo para conocer novedades sobre las negociaciones indicó que no puede dar una fecha y solo se limitó a decir que “están pendientes”

El Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) no pudo solucionar aún las trabas que quedaron pendientes con la empresa Mota Engil luego de que fuera suspendido el proyecto hace más de un año. El economista Sixto Morínigo quien fuera el interventor de la obra del Metrobús manifestó que no pueden avanzar con el proyecto alternativo mientras no se llegue a un acuerdo con la empresa portuguesa.

Por su parte el representante de Mota Engil, João Figueiredo en conversación con 5días aseguró que continúan las negociaciones con el MOPC para cerrar el contrato. Consultado sobre el plazo para conocer novedades sobre las negociaciones indicó que no puede dar una fecha y solo se limitó a decir que “están pendientes”.

Morínigo dijo que actualmente trabajan en el desagüe pluvial en los tramos 2 y 3, de las ciudades de Fernando de la Mora y Asunción respectivamente, “pero no tocamos las obras correspondientes al corredor”, expresó. El proyecto, iniciado en la etapa del expresidente Horacio Cartes (2013-2018) y anunciado como la solución a la congestión del tráfico en Asunción y su área metropolitana mediante una red de carriles para buses, quedó suspendido recientemente por el Gobierno al menos hasta 2020.

Lo que pretende el Ejecutivo es realizar un nuevo proyecto y otorgar una nueva licitación que complete los trabajos. La constructora que ganó la anterior licitación, la portuguesa Mota Engil, reclama al Estado paraguayo el pago de US$ 18 millones más de lo ya cobrado, por los gastos derivados de la suspensión de los trabajos y la habilitación de la zona de obras para el tránsito, pero la cartera de Obras Públicas rechazó el pago.

Por ello, el litigio deberá resolverse, según establece el contrato entre ambas partes, en un arbitraje internacional, tras el que si no se alcanza un acuerdo la empresa podrá recurrir a instancias judiciales. De cobrarse esos US$ 18 millones y sumados a los 21 que la empresa ya cobró mientras acometía las obras, según datos de la Contraloría General de la República, el monto total recibido por la compañía ascendería a 39 millones por una obra inacabada que, cuando se proyectó en 2015, fue presupuestada en 47,5 millones.