Internacionales

“Guaidó no pide cédula para tomarse fotos”, la explicación a imágenes con paramilitares

Alberto Ravell, director del Centro de Comunicación Nacional, dijo en una entrevista a la W Radio que “el presidente Guaidó no pide cédula a quienes le piden tomarse una foto”

La presidencia encargada de Juan Guaidó vive un pequeño “escándalo” tras la publicación de dos fotografías donde posa con líderes de la banda Los Rastrojos, un grupo ligado al paramilitarismo y el narcotráfico en la frontera entre Colombia y Venezuela.

Las fotos, publicadas por el diario colombiano El Espectador,  corresponden a la visita de Guaidó -que también ejerce como presidente de la Asamblea Nacional- a la ciudad de Cúcuta (departamento del Norte de Santander) en febrero de este año cuando se realizó el concierto Venezuela Aid Live y un día antes del previsto para el ingreso de la ayuda humanitaria al país, que fue bloqueado.

Wilfredo Cañizares, director de la Fundación Progresar en Norte de Santander, puso en duda la versión de que autoridades colombianas ayudaron al ingreso de Guaidó a través de la frontera, luego del cierre decretado por el gobernante Nicolás Maduro.

A través de su cuenta en Twitter, Cañizares dijo que la entrada de Guaidó a Cúcuta habría sido coordinada en Puerto Santander con miembros de Los Rastrojos.

Lo dijimos desde el primer día: la entrada a Colombia el 23 de febrero del sr @jguaido fue coordinada con los Rastrojos. Aquí están alias el brother armado, y el segundo al mando de este grupo paramilitar, alias el menor. pic.twitter.com/qflAYBgWQf

— WILFREDO CAÑIZARES (@wilcan91) September 12, 2019

Según el presidente de la fundación, a los habitantes de la frontera se les obligó a encerrarse en sus casas hasta que el mandatario encargado fuese recogido por funcionarios de la alcaldía de Cúcuta. Los narcoparamilitares habrían dado esta orden.

Pero desde el Centro de Comunicación Nacional (CCN), el órgano de comunicación de la presidencia encargada, desmienten esa afirmación.

Alberto Ravell, director del CCN, dijo en una entrevista a la W Radio que “el presidente Guaidó no pide cédula a quienes le piden tomarse una foto. Si supiera quienes eran, no se hubiera tomado la foto. Para saber que después le iban a sacar las fotos posando con unos ‘paracos'”.

Escucha Alberto Ravell defiende a Guaidó y dice que no sabía quiénes eran los de la foto en W Radio Colombia

En Venezuela nos ha tocado salir por las trochas, explicó el director del Centro, pues “las aerolíneas no le venden boletos a la oposición”. Esta denuncia la han hecho en reiteradas oportunidades varios diputados, que también han debido salir por las trochas para poder cumplir compromisos internacionales.

¿Quiénes son los paracos? Fuentes de la Policía de Cúcuta confirmó al diario El Espectador que los hombres que aparecen en las imágenes, aparentemente tomadas en una trocha, son Albeiro Lobo Quintero, alias “El Brother”, y John Jairo Durán, alias “El Menor”, ambos líderes de Los Rastrojos.

Ambos se entregaron a la Policía debido a la persecución que hizo el antiguo líder de Los Rastrojos, Wilfredo de Jesús Torres Gómez, alias “Neco”, quien fue capturado el 23 de marzo de este año en el estado Carabobo (zonza central).

Según El Espectador , alias “Neco” le habría declarado la guerra a “El Menor” y al “Brother” debido a que supuestamente incumplieron un pacto que tenían de respetar su jefatura mientras estaba en Venezuela.

Este grupo criminal, que proviene del paramilitarismo, habría comenzado su acción en el Valle del Cauca, luego habrían saltado al Cauca y Nariño, para después pasar al Caribe. Grupos como El Clan del Golfo los habrían sacado de sus territorios y los habrían empujado hasta Norte de Santander y Venezuela.

Su actividad principal es el narcotráfico, “que incluye comprar base de coca para transportarla a cristalizaderos en Colombia o al otro lado de la frontera en Venezuela“, y también la minería ilegal. Su dominio es tanto en Colombia como en Venezuela, por lo que existen denuncias de que en el vecino país se movilizan como cualquier ciudadano del común, sin que las autoridades realicen alguna acción en su contra.