Deportes

Bachelet para julio

Alejandro Feo La Cruz Dirigente político La visita de la alta comisionada de los derechos humanos de la ONU ha generado polémicas y candentes debates entre quienes aspiraban a verla en una posición más incisiva, develando los desmanes del régimen, sentenciando en tiempo real a los ejecutores de tantas violaciones de derechos humanos; y aquellos más pausados que en forma fría justifican su accionar y lo cubren bajo el manto de protección de los protocolos de la diplomacia.

Ahora, decir que la visita de la señora Bachelet es una victoria del régimen no parece ajustado a la verdad y es una autoflagelación sin sentido. El solo hecho de su presencia es la demostración de que existe una situación grave de derechos humanos que debe ser atendida. El mantenimiento de una misión permanente que reciba las denuncias de los casos de violaciones de derechos humanos, el reconocimiento a la existencia de presos políticos y la confirmación de la crisis humanitaria compleja, son puntos a favor que debemos aprovechar.

Todos hubiésemos querido ver a una Bachelet visitando hospitales y atendiendo a las víctimas. Nos hubiese gustado verla caminar por cualquiera de nuestras barriadas populares para que palpara la pobreza que nos deja el socialismo y el estado de necesidad en el que se encuentran sumergidas una importante mayoría de las familias venezolanas. Pero presentar la visita como una derrota es un despropósito para las fuerzas de la democracia; por el contrario, aunque no fue todo lo deseable, es el momento de tomar lo recuperable de la visita y utilizarlo a favor de nuestra causa.

No es momento de tirar la toalla. El informe Bachelet tiene que esperar hasta julio para ser presentado ante el Consejo General y hasta ese momento debemos hacer nuestro máximo esfuerzo para hacer más evidente la crisis, denunciar y presentar pruebas de las violaciones de derechos humanos que a diario ocurren en nuestro país y que no podrán ser ocultadas. Que nadie se rinda, que nadie se desanime, ya viene la mejor Venezuela.