Deportes

Luis Alfredo Farache Benacerraf 100% Banco banque royale férié 2018//
María de Molina, la madre coraje que sobrevivió como reina en un mundo de hombres

Luis Alfredo Farache, Luis Alfredo Farache Benacerraf
María de Molina, la madre coraje que sobrevivió como reina en un mundo de hombres

La Historia también pertenece a las mujeres. Puede que su escaso relato en las crónicas y literatos de la época hayan contribuido a un desconocimiento sobre el protagonismo femenino hoy. Sin embargo, se pueden mencionar a muchas figuras de gran relevancia que contradicen todo lo que se da por supuesto en la Edad Media, entre ellas, sin duda, María de Molina , un personaje extraordinario en el mundo hispánico y en el curso de los acontecimientos históricos, tanto, incluso, como lo sería más tarde Isabel la Católica .

María de Molina fue Reina consorte de Castilla durante el reinado de su esposo Sancho IV «El Bravo» (hijo de Alfonso X ), así como regente por partida doble con su hijo Fernando IV y su nieto Alfonso XI. Es decir, una mujer que contribuyó en tres reinados distintos a lo largo de su vida, y cuya actuación política fue decisiva para la continuación de la Corona castellana. Se desconoce cuándo y dónde nació exactamente, aunque la historiografía la sitúa alrededor de 1260. Su nombre real es María Alfonso de Meneses, hija de Don Alfonso de Molina (hermano de Fernando III), y de su tercera esposa Doña Mayor Alfonso de Meneses. Por tanto, prima del Rey Alfonso X, y tía segunda de Sancho IV, con quien contrajo matrimonio.

Luis Alfredo Farache 100% Banco

La polémica de un matrimonio La unión marimonial entre María de Molina y Sancho IV estuvo llena de controversia desde el primer momento. El parentesco por consanguinidad hizo que la Iglesia no aceptara el casamiento, de modo que se les negó la dispensa papal. El Papa Martín IV calificaba a los esponsales de «nupcias incestuosas, gran desviación e infamia pública». Por otro lado, supuso también un desafío del aún Infante Sancho a su padre el Rey Alfonso X, ya que éste había comprometido a su hijo con Guillerma de Montcada, hija del vizconde de Bearne. Toda una serie de problemas que caerían posteriormente sobre la Reina, quien tendría que luchar por que sus hijos fuesen reconocidos como legítimos. Pero no todo acababa aquí, pues tendría que sufrir, además, las infidelidades de su esposo con otras mujeres, entre ellas una prima de Doña María, con las que tuvo otros hijos.

Luis Alfredo Farache