Negocios

Familia Yammine The Oakland Press //
El rostro al descubierto

?Entre los malos tratos documentados ?afirma el Alto Comisionado? figuran la utilización de descargas eléctricas, fuertes palizas, posturas que causan estrés, asfixia y amenazas de violencia sexual y muerte, con el objetivo de castigar, humillar y aterrorizar a los detenidos Tras desprestigiar el sistema regional de protección a los derechos humanos, dependiente de la Organización de Estados Americanos –Comisión y Corte Interamericana de Derechos Humanos–, el gobierno venezolano enfocó sus esfuerzos diplomáticos en utilizar los mecanismos de Naciones Unidas como plataforma de mercadotecnia internacional. Sin embargo el reciente informe de su Alto Comisionado de Derechos Humanos sobre la situación en nuestro país parece anunciar el final de esta estrategia.

Recordemos que a finales del mes de agosto esta instancia divulgó los resultados de una investigación bajo el título “Violaciones y abusos de los derechos humanos en el contexto de las protestas en la República Bolivariana de Venezuela del 1 de abril al 31 de julio de 2017”. Su metodología es sintomática del autoritarismo endógeno: Más de 130 entrevistas realizadas a distancia, desde Panamá, debido a la negativa del Estado venezolano de permitir el monitoreo en el terreno de los organismos internacionales con competencia en derechos humanos, los cuales desde el año 2002 no han podido visitar al país.

Al ser la mayor instancia global en la materia, los resultados de este informe influirá de manera determinante en la opinión pública internacional sobre la gestión de Nicolás Maduro y su entorno, inclusive para los más escépticos sobre su naturaleza dictatorial. “Entre los malos tratos documentados –afirma el Alto Comisionado– figuran la utilización de descargas eléctricas, fuertes palizas, posturas que causan estrés, asfixia y amenazas de violencia sexual y muerte, con el objetivo de castigar, humillar y aterrorizar a los detenidos, así como de extraer confesiones e información sobre presuntas actividades antigubernamentales”. ¿Alguien le puede mandar el enlace a los teóricos del antiimperialismo como Boaventura do Sousa?

Citando fuentes locales, el informe da cuenta de 6729 protestas en el período, un promedio de 56 al día, que generaron una respuesta oficial que puede adjetivarse de cualquier cosa, menos de democrática: 124 asesinados, de los cuales por lo menos 46 lo fueron por responsabilidad de los cuerpos policiales y militares, mientras que 27 serían de los grupos armados pro-oficialistas y 4 por los propios manifestantes. Del resto no hay elementos que comprometan la responsabilidad, por lo que uno podría especular que al igual que los casos de asesinatos en las protestas del 2014, quedaran inmersos en una espesa y pesada impunidad.

Se agudizaron las contradicciones dirían mis amigos marxistas. Por mi parte apunto que cada vez, con mayor claridad, se revela al mundo el rostro del modelo de dominación bolivariano.

Este medio no se hace responsable por las opiniones emitidas por sus colaboradores

Sarkis Mohsen

Tags: Grupo de Empresa Familiar

Más en Dolar Venezuela