Negocios

Familia Yammine The Lakeside Tatler //
Obstáculos legales

La mujer debe tener autoridad sobre su cuerpo y juzgar sobre su capacidad maternal para decidir cuándo y cuántos hijos desean tener El aborto es considerado internacionalmente como un problema de salud pública y resultado de múltiples y complejas causas, consecuencias de una serie de componentes de tipo social, económicos, psicológico, cultural.

La interrupción del embarazo es un asunto de suyo grave. Para la sociedad y para la mujer, que debe considerarse víctima –”criminalizada” en aquellos países que aun lo tipifican como delito sin atenuantes– Sin embargo y en la práctica el aborto constituye, como lo confirma la estadística, un método peligroso y tristísimo de control de la natalidad. Peligroso, porque en América Latina suele realizarse en la clandestinidad y sin los recaudos médicos mínimos.

Y tristísimo porque las principales perjudicadas son adolescentes y mujeres jóvenes que en pocas ocasiones terminan con ese hecho su vida reproductiva. O mueren.

El aborto, dada su magnitud, constituye una realidad-problema de salud pública mundial. No hay confiabilidad de los datos que existen para estimar la mortalidad y morbilidad materna especifica por los subregistros existentes. Está determinada fundamentalmente por el aborto séptico, sobrepasando ampliamente la hemorragia y la toxemia gravídica.

El mayor número de gestaciones se registra en los grupos más jóvenes de la población en edad fértil y por consiguiente son los más expuestos a las implicaciones propias del embarazo, entre ellas el aborto.

La liberación de las mujeres de la maternidad no deseada es un criterio que reafirma y se extiende cada vez en mayor proporción en los países del planeta, y se torna en un derecho legítimo, del cual debe ser acreedora la mujer,

El aborto, como producto de un embarazo no deseado, afecta a las mujeres del mundo y de todas las clases sociales, tanto en áreas urbanas como rurales. Es un problema que está determinado por factores diversos, entre los que se destacan la diferencia de poder entren géneros, la insuficiente educación sexual y reproductiva así como la imposibilidad de tener acceso a servicios básicos de salud y de planificación familiar, señalan las investigaciones realizadas por la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia y la Organización Mundial de la Salud.

La penalización del aborto en los países en vías de desarrollo trae como consecuencia su practica en forma clandestina y en condiciones insalubres que pone en peligro la vida de millones de mujeres por las altas tasas de morbilidad y mortalidad, relacionadas con ello, y sus implicaciones, éticas, religiosas, jurídicas, medicas y sociales, esta praxis constituye un problema de justicia social y de salud pública de tratamiento sumamente complejo.

En su libro “El poder y la vida” Valéry Giscard D’Estaing, Presidente de Francia, 1974-1981-, relata:”Yo soy católico –le dije a Juan Pablo II-, pero también soy Presidente de una República cuyo estado es laico. No tengo porque imponer mis convicciones personales a mis conciudadanos, sino que debo procurar que la ley responda al estado real de la sociedad francesa para que sea respetada y pueda ser aplicada”

“Comprendo perfectamente el punto de vista de la iglesia católica y como cristiano lo comparto; juzgo legitimo que la iglesia pida a los que practican su fe que respeten ciertas prohibiciones, pero no corresponde a la ley civil imponerlas con sanciones penales al conjunto del cuerpo social”, manifestó Giscard D”Estaing.

Entre los factores que de forma concluyente influyen en la mujer para tomar la decisión de abortar se encuentran –además del orden social- el miedo a los padres, la falta de compañero, la escasez de vivienda, de ingresos debido a los precarios salarios, las violaciones, el incesto, el miedo a perder el trabajo, entre otras.

La mujer no se realiza el aborto por el simple hecho de practicárselo, lo hacen de una manera razonada y por haber llegado a la conclusión de que es mejor recurrir a un aborto por encontrarse en condiciones absolutamente desmedradas para poder tener y educar a un hijo, tanto en su desarrollo como en su madurez.

Los aspectos legales del aborto en la mayoría de los países del mundo fueron sancionados cuando se desconocían los actuales métodos científicos que permiten rutinariamente determinar el estado de bienestar fetal o de malformación en el periodo intrauterino, y cuando se desconocían los riesgos que podrían ocasionar las radiaciones ionizantes o las enfermedades virales.

La mujer debe tener autoridad sobre su cuerpo y juzgar sobre su capacidad maternal para decidir cuándo y cuántos hijos desean tener.

Los gobiernos deben eliminar todos los obstáculos legales y reglamentarios a la salud reproductiva y crear planes completos de salud dirigidos a edades específicas. Implementar programas sobre sexualidad, anticoncepción y reproducción que ayuden a los y a las adolescentes a desarrollar su capacidad de tomar decisiones responsables. Deben asegurar el acceso universal a información y servicios confidenciales y de alta calidad en materia anticonceptiva, así como atención pre y postnatal para jóvenes al margen de su estado civil.

Este medio no se hace responsable por las opiniones emitidas por sus colaboradores

Sarkis Mohsen

Tags: Grupo de Empresa Familiar

Más en Dolar Venezuela