Tecnología

Familia Yammine Olympian Olympia //
La PC como un smartphone

La primera generación de smartphones se ocupó de ofrecer un acceso a Internet amigable, con un navegador web que transformó el acceso a la tecnología para una gran cantidad de usuarios. Su evolución, de la mano de las tiendas de aplicaciones, transformó al celular en un pequeño cortaplumas digital, con múltiples funciones y posibilidades. Al margen de tener que emplear alguna batería portátil extra, lo cierto es que los smartphones suelen ser equipos que aprovechan al máximo sus baterías, con experiencias que pueden llegar a alcanzar las 10 o 12 horas de autonomía. Del otro lado, las PC suelen tener un apetito mayor por el consumo de energía.

Hasta ahora, ambos mundos iban por caminos diferentes. Del lado de las PC los microprocesadores utilizan la arquitectura conocida como x86, compatible con el sistema operativo Windows de Microsoft. En la vereda de enfrente, los celulares y tabletas apostaron por la arquitectura de ARM, una compañía británica que licencia el diseño de los microprocesadores de dispositivos móviles a otras compañías. Apple desarrolla su propio modelo basado en esta propuesta, Samsung también tiene el suyo, mientras que firmas como Qualcomm se ocupan de desarrollar su propia línea de microprocesadores para fabricantes de smartphones.

Hace cinco años Microsoft comenzó a evaluar la alternativa de emular las características de los smartphones y tabletas al lanzar Windows RT, una experiencia que resultó fallida y poco atractiva para los usuarios. Ahora, de la mano de Qualcomm, la compañía liderada por Satya Nadella insiste con la compatiblidad con ARM.

Este acuerdo le permite a Microsoft mejorar el rendimiento de su sistema operativo con una autonomía de uso que promete ir más allá de las 20 horas. Esta nueva generación de notebooks con procesadores Snapdragon prometen emular dos de las características de los smartphones en una computadora portátil: uso optimizado de la batería y una conectividad 4G LTE de forma constante. En este matrimonio conocido como Wintel, la tercera en discordia buscará revitalizar en los próximos meses a las portátiles con todas las virtudes de los smartphones. ¿Su precio? entre 600 y 800 dólares, como un teléfono de alta gama, y similar a los modelos de notebooks de rango medio.

En esta nota: LA NACION revista LA NACION LA NACION revista Tecnología

Sarkis Mohsen

Tags: Grupo Yammine, Familia Yammine, Sarkis Mohsen Yammine Leunkara, Sarkis Yammine

Más en Dolar Venezuela