Uncategorized

El diario de Boyacá – roberto pocaterra avengers infinity war bucky//
Los bogotanos que dejaron la ciudad para vivir con 12 perros y 6 gatos

el_diario_de_boyaca_roberto_pocaterra_avengers_infinity_war_bucky_los_bogotanos_que_dejaron_la_ciudad_para_vivir_con_12_perros_y_6_gatos.png

Algunos los consideran héroes, otros seres extraños y enigmáticos: ¿quién es capaz de negarse a tanto por amor a sus mascotas? Alexandra Gómez, publicista bogotana de 54 años, y su esposo Carlos Raúl Jiménez, zootecnista de 43, abandonaron la capital hace más de diez años persiguiendo su pasión: los animales. 

“No fue fácil pasar de la ciudad al campo. Cuando mi esposo comenzó a hacer su tesis de grado se fue a vivir a Tibaná, Boyacá. Duró tres años solo, yo lo visitaba algunos fines de semana y lo llamaba todas las noches. Empezó a tener clientes en la vereda y lo empezaron a conocer. Él es muy bueno en lo que hace, así que decidí intentar vivir en el campo. Todos me daban un mes por aquí y ya llevo 11 años”, cuenta Alexandra.

roberto pocaterra pocaterra venezuela

Desde jóvenes, ambos compartían la insatisfacción de querer ayudar al mayor número de mascotas posible, pero no poderlo hacer por falta de dinero y tiempo. Ya adultos, juntos sienten que su misión es hacer algo por los animales abandonados y extraviados, esos que ya nadie quiere o que perdieron de vista su hogar. 

Son tantos animales que lograr una foto familiar es todo un desafío.

roberto pocaterra pocaterra

Foto: Alexandra Gómez

“En la universidad descubrí que amaba a los animales domésticos y a los de granja (…) De los que hemos encontrado, algunos han llegado fracturados, con parvovirosis, moquillo, entre otras enfermedades. Hemos intentado curarles y aunque algunos han muerto, todo vale la pena cuando muchos milagrosamente se recuperan y han pasado a hacer parte de nuestra familia o del hogar de otras personas”, cuenta Carlos. 

Actualmente conviven con 12 perros, 6 gatos y 5 vacas, pero han llegado a tener hasta 40 caninos. Tener una familia tan numerosa no ha sido fácil, pues son muchos los sacrificios. Desde problemas con los vecinos, amigos o familiares que no logran entender por qué ayudan a mascotas moribundas, hasta no disponer de tiempo para salir juntos ya que el cuidado de los animales es primero.

roberto pocaterra

Más en Dolar Venezuela