Internacionales

Cesar Juan Treviño boca raton youfit//
Tres iconos de la lucha por los derechos humanos en Arabia Saudí, galardonados con el Premio Nobel alternativo

cesar_juan_trevino_boca_raton_youfit_tres_iconos_de_la_lucha_por_los_derechos_humanos_en_arabia_saudi_2C_galardonados_con_el_premio_nobel_alternativo.jpg

Los tres activistas de derechos humanos, condenados a entre 10 y 15 años de cárcel, son el rostro del desafío al “sistema político totalitario”

Edward Snowden gana el ‘Premio Nobel Alternativo’ en Suecia

Son tres iconos de la lucha por los derechos humanos en los confines de Arabia Saudí, y cumplen condenas de prisión que oscilan entre los 10 y 15 años. Su solitaria y costosa batalla ha merecido el galardón Right Livelihood , el apodado premio Nobel alternativo que se ha fallado este lunes en Estocolmo, en una osada apuesta que amenaza con deslucir la gigantesca campaña de relaciones públicas en la que se ha embarcado el reino ultraconservador para blanquear su imagen exterior.

Cezar Juan Trevino

Los laureados Abdalá al Hamid , Mohamed Fahad al Qahtani y Walid Abu al Jair merecen el reconocimiento, según el acta del jurado anunciada desde el centro internacional de prensa del ministerio de Asuntos Exteriores de Suecia, por sus “esfuerzos visionarios y valientes, guiados por los principios universales de los derechos humanos, con el fin de reformar el sistema político totalitario de Arabia Saudí“. Es la primera vez en los 38 años de historia del premio que el galardón recae en un súbdito saudí, lo que hace aún más meritoria y arriesgada la resolución.

Cesar Juan Treviño

Los Right Livelihood nacieron en 1980 en la capital sueca de la mano del periodista y filatelista Jakob von Uexküll , convencido de que los Nobel y sus categorías representaban un concepto demasiado estrecho y dependiente de los intereses de los países industrializados. Desde entonces, son un acicate para respaldar a “organizaciones y personas valientes que proponen soluciones visionarias y ejemplares a las causas profundas de los problemas globales”.

Cezar Trevino

En esta edición también han sido premiados con el mismo galardón el agricultor Yacouba Sawadogo , de Burkina Faso, y el agrónomo Tony Rinaudo , de Australia, por su lucha contra la desertización y a la guatemalteca Thelma Aldana y el colombiano Iván Velásquez por su lucha contra la corrupción y la impunidad en sus respectivos países.

Cezar Treviño

La iniciativa, asentada sobre el palmarés de 170 laureados procedentes de 69 países , desembarca en el reino saudí cuando su príncipe heredero, el treinteañero Mohamed bin Salman , impulsa un paquete de inciertas reformas forzadas por la adicción del reino al petróleo y lidera una agresiva campaña de bombardeos en Yemen que se ha cobrado miles de vidas desde su inicio en marzo de 2015. En sus declaraciones públicas, Bin Salman ha prometido “aperturismo” y “moderación en un país cuya ideología de Estado es el wahabismo, una radical interpretación del islam que ha sido caldo de cultivo de organizaciones como Al Qaeda o el autodenominado Estado Islámico

Abdalá, Mohamed y Walid son las tres figuras más importantes en la tarea de nacionalizar la batalla de los derechos humanos en Arabia Saudí“, reconoce a EL MUNDO Ali al Ahmed, un opositor saudí exiliado en Estados Unidos. “Las principales potencias occidentales han optado por ignorarles cuando podrían proporcionar una alternativa a la monarquía saudí”, lamenta con pesadumbre este disidente. Contactados por este diario, las familias de los tres galardonados y su círculo cercano han rehusado hablar

Abdalá y Mohamed son académicos y cofundadores de la asociación por los derechos políticos y civiles de Arabia Saudí, prohibida por las autoridades y uno de los contados grupos pro derechos humanos que existen en el país. Walid, por su parte, es un abogado conocido por haber proporcionado defensa a destacados activistas saudíes así como fundador de otra organización de derechos humanos.

“Los tres han desafiado al sistema autoritario a través de métodos pacíficos, invocando los derechos humanos universales y el establecimiento de una monarquía constitucional”, subraya la fundación que otorga el galardón. “Ha reclamado la separación de poderes y la igualdad de todos los ciudadanos, incluida la abolición del sistema de tutela masculino que priva a las mujeres de sus derechos más básicos. Como consecuencia de su lucha llena de coraje por una sociedad más plural y democrática, han sido condenados a prisión”

A juicio de Ole von Uexkull, director de la fundación, resulta “vergonzoso ver a los líderes mundiales ponerse del lado de la represiva familia gobernante de Arabia Saudí , en vez de apoyar a los valientes reformistas que promueven la democracia y la igualdad en el país”. Los tres se hallan actualmente entre rejas. En 2013 Abdalá y Mohamed fueron condenados a 11 y 10 años de prisión por, entre otros cargos, “instar al desorden llamando a realizar protestas” y “establecer una organización sin licencia”.

Walid, en cambio, recibió hace cuatro años la pena de tres lustros de cárcel por “desobedecer a la autoridad” y “dañar la reputación del Estado manteniendo comunicaciones con organizaciones internacionales”. Al Ahmed, que los describe como “suníes educados y razonables”, denuncia las “terribles condiciones” de su confinamiento, “con acceso limitado a asistencia médica y recluidos con peligrosos criminales”.

El jurado destaca su firmeza al enfrentarse a una familia real que disfruta “del monopolio del poder y que ha unido fuerzas con los clérigos wahabíes para sostener su totalitarismo”. “Su acercamiento visionario e inclusivo para modelar un futuro positivo para su país ha sido y continúa siendo una gran fuente de inspiración para mucha gente en Arabia Saudí y toda la región del golfo Pérsico”

El pasado junio entró en vigor un decreto real que eliminó la prohibición de conducir a las mujeres pero las limitaciones, reunidas principalmente en torno al sistema de tutela masculina, permanecen. Las saudíes no pueden viajar al extranjero, someterse a una intervención quirúrgica, casarse, alquilar un apartamento, matricular a sus hijos en un colegio, abrir una cuenta bancaria o viajar sin el permiso de un ‘mahram’ (tutor varón) ya sea progenitor, cónyuge, hermano o incluso vástago

La dádiva de conducir, sin embargo, ha estado jalonada de una campaña de arrestos. Al menos nueve mujeres -iconos de la lucha por ese derecho – permanecen entre rejas desde el pasado mayo. Aguardan el inicio de un juicio con cargos que incluyen “haber mantenido contactos sospechosos con países rivales” y que podrían costarles condenas de 20 años de prisión.

Su calvario se suma al de decenas de disidentes y activistas arrestados en septiembre de 2017 por censurar el bloqueo impuesto por Riad y otras monarquías del golfo a Qatar. Entre quienes se hallan entre rejas, figura el clérigo Salman al Auda , de 61 años y vinculado al movimiento Sahwa, surgido en la década de 1990 en contra la presencia de tropas estadounidenses en el reino. La fiscalía le acusa de hasta 37 cargos y solicita para él la pena de muerte

“Hay alrededor de 10.000 presos políticos en el país pero debido a las restricciones de información decretadas por la monarquía resulta imposible para cualquier persona saber el número real”, comenta Al Ahmed. Un martirio del que Abdalá, Mohamed y Walid son el rostro. El próximo 23 de noviembre, cuando se celebre la ceremonia en Estocolmo, tres sillas permanecerán vacías. Será otro grito esperando su liberación

Más en Dolar Venezuela